Una vez licenciado en Psicología, en 1991, hago un Máster en Psicología Clínica, de orientación cognitivo-conductual. Llevo a cabo evaluaciones y terapias supervisadas en el hospital psiquiátrico Aita Menni de Mondragón.

Durante el segundo año de este Máster, en 1993, abro una consulta privada de psicoterapia y recibo a mi primer paciente.

Poco antes de terminar el segundo curso del Máster, inicio mi formación en psicoterapia gestáltica. Tras tres años, en 1995, obtengo el título de terapeuta gestáltico por la Asociación Española de Terapia Gestalt. Por entonces, esta corriente es la que orienta mis tratamientos psicológicos, en detrimento de la línea cognitivo-conductual.

En 1996, a la vez que prosigo el estudio de la terapia gestáltica, comienzo mi formación en psicoanálisis lacaniano (que toma a Freud, lo revisa y lo pone al día).

Desde entonces, mis tratamientos como PSICÓLOGO CLÍNICO progresan en la ORIENTACIÓN PSICOANALÍTICA, sobre todo, Freud y Lacan.

El enfoque PSICOANALÍTICO facilita una consolidación en el camino de la cura, más allá de los síntomas. Posibilita que el paciente acceda a sus núcleos conflictivos y encuentre vías de solución. Son motivos inconscientes los que burbujean en el meollo de las maneras de sufrir y de gozar, de las formas de tomarse a uno mismo y de relacionarse con los otros.

Tengo el "Título oficial de Psicólogo Especialista en Psicología Clínica".

Además de los tratamientos individuales en consulta, acudo a diversos colectivos y asociaciones para dirigir grupos de psicoterapia y de crecimiento personal, escuelas de padres y madres, charlas y otras actividades relacionadas con la psicología, las relaciones humanas y la salud.

Soy asociado de Espacio Psicoanalítico de Pamplona.