Ernesto Maruri Álber

.

Psicologo Pamplona.


Psicologo clínico

 -

Psicoanalista. Navarra


(Pulsar aquí para ir a la página principal)

Volver  Ver más Mini-artículos

Pulse aquí si desea que le avise cuando añada nuevos contenidos

DUELOS DE LA ADOLESCENCIA
(2003)

La adolescencia es una etapa en que lo normal es lo anormal. Es un proceso de agonía, muerte y resurrección: la infancia se debate en agonía hasta que muere y da paso a la adultez. Tarea del adolescente es enfrentarse a las diversas pérdidas que se le imponen, elaborando los duelos correspondientes, lo que posibilitará la adquisición de las ganancias. Veamos algunos duelos de los adolescentes.

Duelo por el cuerpo y sexualidad infantiles: Los adolescentes se encuentran, sin elegirlo, con el desarrollo sexual hormonal, con cambios en los caracteres sexuales genitales y corporales, con diferentes deseos y conductas sexuales...

Duelo por la dependencia de los padres: Pierden en parte, y progresivamente, esa dependencia, pero aún no saben cómo hacer la independencia. Están en la contradependencia: la rebeldía contra la autoridad (sobre todo, contra la de los padres), el inconformismo, las protestas...

Duelo por los padres de la infancia: Si en la temprana infancia los padres están idealizados, en la adolescencia caen del pedestal o el adolescente los tira de una patada. Esto produce un vacío en el adolescente que ha de transitar.

Estos duelos hallan su equivalencia en los padres. Duelo por el hijo que crece y que jamás volverá a ser un hijo niño. Duelo por las tareas que ya no podrán ejercer. Y de algún modo, queda señalado que la muerte está más cerca.

La adolescencia es también la reedición del drama edípico de la infancia. Así cuanto peor resueltas estén las posiciones del triángulo padre, madre e hijo, más conflictiva será la adolescencia.

Y la adolescencia es un reencuentro con la falta: con las carencias y limitaciones que todos tenemos. Yo, ni lo tengo todo ni soy todo lo que desean mis padres. El adolescente coloca sus deseos por fuera de sus padres y ha de aceptarse a sí mismo como incompleto.
2003

Volver  Ver más Mini-artículos


Pulse aquí si desea que le avise cuando añada nuevos contenidos